Saltear al contenido principal

Artículo sobre Educación de Rectora Milena Schublin Bisquertt, publicado en El Mercurio

En El Mercurio (miércoles 9 de noviembre de 2022) fue publicado el artículo “¿Cómo lograr el equilibrio para que los estudiantes disfruten de esta etapa de la vida?”, escrito por la rectora de nuestro colegio, Milena Schublin Bisquertt. Por su pertinencia, relevancia y amplia difusión a nivel nacional en el conocido medio periodístico, lo compartimos, desde Extensión y Cultura, en nuestra página institucional.

DE LA SECUNDARIA A LA UNIVERSIDAD:

¿Cómo lograr el equilibrio para que los estudiantes disfruten de esta etapa de la vida?

En un escenario postpandémico, marcado por cambios en el proceso de admisión a las universidades, las cuales, además, ofrecen nuevas carreras con el fin de abordar los desafíos del futuro, muchos estudiantes pueden llegar a sentirse abrumados. Aquí, la colaboración entre colegios y las casas de estudios superiores es primordial.

El panorama actual del ingreso universitario, estos últimos años, con la pandemia, ha tenido un vuelco complejo para los egresados de cuarto medio. No tan solo por el paso de clases presenciales a clases híbridas, sino también por la incertidumbre de los ajustes de la prueba de ingreso, pasando de PSU a Prueba de Transición y, hoy, la realidad de enfrentarse a un nuevo instrumento, de admisión universitaria: prueba PAES.

Tanto las universidades como los colegios han generado un sinnúmero de acciones y estrategias de contención, cercanía y preparación no tan solo técnica y/o académica, sino también de contención emocional este año para los estudiantes que están a punto de ingresar a la universidad.

El apoyo de los colegios en estas etapas se ha enfocado en la entrega de herramientas basadas en el desarrollo de habilidades blandas, con una mirada hacia el mundo globalizado, intentando transmitir seguridad y confianza a todos sus estudiantes. Las universidades, por su parte, se han unido a este proceso, lo que ha permitido una gran cohesión. Esta unión se ha visto reflejada en ferias universitarias presenciales y en línea, charlas vocacionales y un trabajo en conjunto de apoyo y guía para las generaciones que egresan.

Otro aspecto fundamental ha sido el trabajo de las familias, acompañando a los estudiantes en este proceso de ajustes, con el objetivo de la búsqueda, junto a colegios y universidades, del bienestar mental y físico de los adolescentes.

Los esfuerzos que colegios y universidades realizan para motivar y mitigar los índices de deserción escolar son enormes; la importancia de la retención del alumnado tanto en el sistema público como en el privado, es una realidad latente desde el inicio de la pandemia. Los docentes y directivos no descansan, la vocación por educar aún existe y el compromiso con la realidad de cada estudiante es un desafío diario en las aulas. La misión no pierde su ruta., centrándose en el objetivo de que cada alumno y alumna avance en sus aprendizajes y en su formación, lo que no solo implica educar en la perseverancia y responsabilidad, sino también en valores trascendentales para la formación de los que serán los protagonistas de nuestra futura sociedad.

Hoy, con la pandemia un poco contenida, aún no es posible revertir totalmente la situación de los egresados, ya que, además de la presión que muchos tienen por lograr los puntajes necesarios para entrar a las carreras que quieren, se suman factores emocionales, económicos y de incertidumbre ante la nueva prueba de ingreso PAES.

¿Cuándo alcanzaremos un equilibrio? ¿Lograremos como país llegar a una estabilidad en la prueba nacional de ingreso universitario? ¿Nuestros estudiantes serán evaluados también por sus habilidades, para las carreras que eligen y no tan solo por sus conocimientos?

Las instituciones educativas realizan grandes esfuerzos, que muchas veces se invisibilizan. La entrega y el compromiso de los colegios durante los cuatro años de la educación media no decae, solo se fortalece, frente al desafío de motivar y acompañar el aprendizaje de los estudiantes para entregar el máximo de herramientas que permitan a sus alumnos lograr sus metas, todo esto sumado a esfuerzos familiares, económicos y personales por parte de los estudiantes.

El gran desafío para la educación en Chile y el que todos los educadores tenemos, es continuar en la búsqueda de las acciones más pertinentes para dar respuesta a la pregunta de cómo lograr el equilibrio para que nuestros estudiantes disfruten de esta etapa de la vida”.

(Artículo publicado aquí por J. M. Ruiz, encargado de Extensión y Cultura, diciembre de 2022. Fuente: El Mercurio).

 

 

 

Volver arriba